miércoles , junio 19 2024
Home / Actualidad / HISTORIAS: MARÍA INÉS ABIB, “LA FARMACÉUTICA DEL BARRIO”, MILITANTE DE LA UVC, NOS RELATA HECHOS Y MOMENTOS CLAVE QUE LE CAMBIARON LA VIDA PARA SIEMPRE

HISTORIAS: MARÍA INÉS ABIB, “LA FARMACÉUTICA DEL BARRIO”, MILITANTE DE LA UVC, NOS RELATA HECHOS Y MOMENTOS CLAVE QUE LE CAMBIARON LA VIDA PARA SIEMPRE

María Inés Abib, farmacéutica, bioquímica, militante de la UVC y ex concejal, es la invitada de esta semana del programa de TV “Café Doble”, que conduce el periodista Patricio Contrera para LOBOS 24 y la señal de cable Lobos Digital, y que saldrá al aire este miércoles 1°, al término del noticiero (se repetirá en diferentes horarios hasta el domingo). En una conversación distendida, Inés (la “Turca”, como la conocemos todos) visitó el estudio televisivo y nos relató parte de su historia. Está casada con Marcelo Pedalino y tiene tres hijos: Julieta (31), Florencia (26), y Matías (18).

Inés se definió de la siguiente manera: “Siempre he estado participando de algo, soy muy inquieta, cuando estaba en la Secundaria recuerdo que todavía estaba la dictadura, y no podíamos formar un consejo estudiantil. Pero siempre había un grupo que iba a hablar con los directivos, o a reclamar algo para el colegio. En la Facultad ya fue distinto, me dediqué a full a estudiar porque sabía que mis viejos me estaban bancando económicamente, y a ambos les costaba mucho. Mi papá era camionero y mi mamá docente. Tuve la posibilidad de estudiar en la UBA, pero como cualquier familia sabe, el hecho de vivir allá implicaba un gasto. Me aboqué por completo a cursar, mi idea era recibirme lo antes posible para reducir esos costos”.

“Si me preguntás por la vocación de ser farmacéutica, tiene toda una historia. A los 13 años tuve una enfermedad renal, que no fue grave pero en ese entonces no le encontrábamos la vuelta, y todos los médicos de acá me mandaban a hacerme estudios a Capital. Bueno, en ese momento dije: “Voy a hacer algo por la salud de Lobos”, cuando uno tiene esa edad se cree que puede salvar el mundo, hoy lo pienso así. Empecé estudiando Bioquímica en 1984, me recibí a los 6 años, y yo ya estaba de novia con mi actual marido, Marcelo Pedalino. Fui ayudante de cátedra de tercer año en la facultad, la verdad es que fue una hermosa experiencia”.

Agregó Abib, que: “Fue Marcelo quien me sugirió por qué no continuar para recibirme de farmacéutica, era una buena idea porque como la carrera tiene una parte en común, tenía que cursar dos años más. La verdad es que nunca me costó demasiado esfuerzo el hecho de estudiar, sí había una materia, que se llama Historia de la Ciencia, y que en principio me parecía complicada, pero nada más. Mientras trabajaba ad honorem en el Hospital Rivadavia, terminé esos últimos dos años, conseguí trabajo de bioquímica en Buenos Aires, y también en farmacia, fui jugando con ambas carreras. Pero nunca hice las dos cosas a la vez, porque es incompatible. Y hace ya 14 años que estoy con mi farmacia acá en Lobos, en el Barrio de la Plaza Tucumán, que como mucha gente sabe, se la compré a una colega, Graciela Sassín».

Y prosiguió: «Se dio de un modo bastante insólito, no sé cómo explicártelo. Yo me había venido a Lobos, ya estando casada y con dos hijas, estaba trabajando en una farmacia en Capital y me habían querido robar el auto con las dos nenas arriba. Eso para mí fue un quiebre en mi vida, y ya no quise seguir viviendo allá, realmente hasta el día de hoy, cada vez que le cuento esto a alguien, me shockea un poco. Ocurrió en el ’96, hablamos con Marcelo, le dije que me quería volver a Lobos y él por supuesto que me acompañó siempre, pero también estaba dispuesta a trabajar en algún pueblo tranquilo de la Provincia. Empecé a comprar el Clarín para ver los avisos clasificados, y vos sabés que yo soy muy creyente, por eso lo que me pasó para mí fue obra de Dios: A los quince días apareció un aviso chiquito, era de una farmacia del interior que buscaba un profesional. Llamé al número que estaba publicado, pregunté dónde era… ¡Y era en Lobos! No lo podía creer, imagínate los centenares de avisos que salían todos los días en esa época, y yo encontrar uno casi de casualidad…»  ¿Azar, destino o qué? Cada uno le encuentra su propia explicación.

De manera que la cosa no quedó ahí: «Bueno, la cuesta es que vine a trabajar a la Farmacia Metalúrgica cuando todavía era de la UOM, estuve un tiempo ahí, trabajé como bioquímica en algunos laboratorios como NEXCO, y así se fue dando la posibilidad de comprar la farmacia de Graciela. Para nosotros, quienes concurren a la farmacia son pacientes, no clientes”.

Remarcó asimismo la entrevistada, que: “La mayoría de los colegas somos reacios a la automedicación, porque dispensar medicamentos en caso de que no haya receta depende de una serie de factores que el médico define, lo que se conoce como semiología. Porque es el médico quien en la consulta examina al paciente, solicita otro tipo de estudios o análisis, y nosotros como farmacéuticos no podemos diagnosticar. Pero sí podemos asesorar al paciente. Por supuesto que gano dinero con lo que hago, pero también ocupo un lugar de ayuda, me llena el alma estar con los pacientes que confían en el servicio que brindamos porque siguen viniendo. Y con respecto al barrio donde está mi farmacia, también hay una anécdota sobre eso, que la recuerdo como si fuera hoy: Mi abuelo era libanés, hablaba todo medio atravesado, y cuando yo me fui a estudiar a Buenos Aires, me dijo que tenía que poner una “botica” en la Plaza Tucumán. Fue muy gracioso, porque no le entendía bien y mi abuela me “tradujo”. Imaginate que en ese momento yo iba dispuesta a estudiar bioquímica y ni se me pasaba por la cabeza ser farmacéutica. Por eso, cuando sale la oportunidad de comprarle la farmacia a Graciela Sassin, lo primero en que pensé fue en eso. Y en cómo se fueron dando una serie de casualidades o cosas del destino, primero lo del aviso del diario, y después esto. Sobre todo, si te ponés a pensar en la cantidad de barrios que tiene Lobos. Fue casi premonitorio lo que me dijo mi abuelo”.

“La verdad es que no sé si tengo carácter o temperamento fuerte. Soy frontal, pero no con la intención de agredir. Si alguien me trata mal, trato de no encontrármelo más y sigo por otro lado”, dijo brevemente. Es católica practicante, colabora con la Parroquia Nuestra Sra. Del Carmen, y también durante el programa se habló de “La Olla”, este proyecto que tiene como fin asistir alimentariamente a personas sin recursos: Todos los sábados se cocinan viandas que se reparten en una camioneta, y nunca están de más los voluntarios que quieran dar una mano en la cocina.

No podemos dejar de mencionar que María Inés fue concejal en dos oportunidades (2003-2007 y 2017-2021) , una de ellas dentro de la lista “pura” de la UVC, y la más reciente, dentro del interbloque de Cambiemos. Asegura que nunca le ofrecieron un cargo político, pero que tampoco ella buscó o pidió ninguno. Y viene otra anécdota: “Mi mamá fue militante durante muchísimos años, y cuando falleció, algunas amigas suyas vinieron a verme para preguntarme si yo me quería sumar a la UVC. También en mi familia hubo militantes radicales, casi de los que construyeron el actual comité de la calle Cardoner. Incusive, mi marido es peronista, y nos llevamos muy bien porque no se discute sobre eso, cada cual tiene su ideología». «Faltaba un peronista, y lo encontré”, dice la Turca, con una risa contagiosa.

Hablamos además con nuestra entrevistada sobre el proyecto de una Ordenanza de Medio Ambiente para Lobos, que no es un dato menor porque está “cajoneada” y de seguir así, perderá estado legislativo. Es decir, habrá que hacer todo de nuevo y «rogar» que haya acuerdo entre los bloques. Abib dijo abiertamente que no votaría a Etcheverry para un tercer mandato, y fuentes bien informadas nos dijeron que el Intendente les advirtió a varios concejales que si la tan mentada Ordenanza salía aprobada, él la hubiera vetado sin dudarlo. Sobran motivos para suponer que ello hubiera ocurrido, pese a la presión que vienen ejerciendo numerosas ONG lobenses por una ciudad libre de agrotóxicos.

Vea también

PREOCUPACIÓN EN COMERCIANTES DE CAÑUELAS Y LA ZONA POR LA INMINENTE RADICACIÓN DE UN CARREFOUR

El presidente de la Cámara Comercial e Industrial de Cañuelas, Gustavo Sacco, se manifestó en …