viernes , mayo 24 2024
Home / Actualidad / CURIOSO HALLAZGO: UN ENVASE DE “LA MARTONA” DE MÁS DE 40 AÑOS DE ANTIGÜEDAD EMERGIÓ DEL MAR EN CERCANÍAS DE VIEDMA

CURIOSO HALLAZGO: UN ENVASE DE “LA MARTONA” DE MÁS DE 40 AÑOS DE ANTIGÜEDAD EMERGIÓ DEL MAR EN CERCANÍAS DE VIEDMA

-Se trata de un envase plástico correspondiente a las décadas del ´60 y el ’70, de la desaparecida empresa láctea de Cañuelas, y el gran misterio es cómo ese pote (que como muchos otros objetos podría haber sido destruido por el fuerte oleaje), fue a parar allí, casi medio siglo después.-

Un envase de la desaparecida industria láctea La Martona apareció en los últimos días en una playa de El Cóndor, cerca de la desembocadura del Río Negro, a unos 30 kilómetros de Viedma. Es decir que, según el cálculo que hicimos en LOBOS 24, «viajó» casi 840 km., la distancia aproximada que separa al municipio vecino de la playa de Río Negro donde se produjo el sorprendente descubrimiento.

El hallazgo -publicado por el diario LM Cipolletti- fue difundido en su cuenta personal de Facebook por Mariela Messina, subsecretaria de Desarrollo Turístico de Río Negro, como símbolo de la contaminación del mar y lo que perduran los desechos plásticos.

El envase en cuestión es un pote plástico donde se ve nítidamemente  la marca y logo de la histórica empresa fundada en Cañuelas en 1889 por Vicente Lorenzo Casares. Si bien presenta una rajadura y desaparecieron los detalles de su contenido, se mantuvo inalterable la impresión de la marca en color azul.

Se trataría de un recipiente de dulce de leche, crema o ricota, productos que se comercializaban en este tipo de envases en las décadas del ‘ 60 y ’70. Varios envases similares se conservan en el Museo y Archivo Histórico de Cañuelas.

La Martona dejó de funcionar hacia 1978, por lo que la funcionaria turística difundió la foto del residuo para enfatizar lo que perdura en el ambiente un elemento plástico, con el riesgo de que lo trague algún animal al confundirlo con una presa, según informa el sitio Infocañuelas.

A lo mencionado por el medio colega, podríamos agregar que La Martona guarda un lugar destacado en la cultura argentina, pues fue allí donde Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, quienes eran grandes amigos, comenzaron a escribir por encargo una serie de folletos de la lechería y posteriomente se abocaron de lleno a relatos policiales bajo el seudónimo Bustos Domecq, que fueron bien recibidos por la crítica de la época y fueron el inicio de las colaboraciones entre dos de los más grandes escritores del siglo XX.

Otros envases similares al hallado en la costa patagónica

Vea también

ESTE 8 DE JUNIO SERÁ LA NOVENA EDICIÓN DE “LATE!”: LOBOS ARDE, TERRITORIO EDITORIAL, UNA PROPUESTA CULTURAL QUE LLEGÓ PARA QUEDARSE

El Museo de Artes Visuales de Lobos (MAVLO) presenta la novena edición de LATE! Territorio …