miércoles , junio 19 2024
Home / Actualidad / HISTORIAS: DAIANA FURIASSE, UNA DE LAS FUNDADORAS DEL GRUPO SOLIDARIO “LOGRAMOS SONRISAS” QUE SURGIÓ COMO UNA NECESIDAD DEL BARRIO EN PLENA PANDEMIA

HISTORIAS: DAIANA FURIASSE, UNA DE LAS FUNDADORAS DEL GRUPO SOLIDARIO “LOGRAMOS SONRISAS” QUE SURGIÓ COMO UNA NECESIDAD DEL BARRIO EN PLENA PANDEMIA

Daiana Furiasse (36), vecina lobense, está casada y es mamá de tres hijos. Es la primera entrevistada de LOBOS 24 y Lobos Digital para el regreso del programa de TV “Café Doble”, que se emitirá mañana. Y es, además, una de las fundadoras del grupo solidario “Logramos Sonrisas”.

“Estuve cinco años alquilando, hasta que hace poco pude mudarme a una vivienda que teníamos a medio construir con mi marido y que logramos terminar. Trato de dividir mi tiempo para todo, y no es fácil, pero te puedo decir que me siento muy feliz siendo parte de todo esto”, dijo Daiana en los primeros minutos de la entrevista.

Precisó Furiasse que: “El grupo “Logramos Sonrisas”, surgió en plena pandemia, y nos encontrábamos con que había muchas familias que no podían trabajar por ese motivo. Ya sea compañeros de colegio de nuestros hijos, o vecinos que trabajaban de albañiles o pintores. Ese encierro, como a la mayoría de la sociedad, nos tenía preocupados. El bolsillo no nos alcanzaba, más autn porque en el barrio había familias muy numerosas. Empezamos con unas amigas para ver qué podíamos hacer, y así surgió la idea de buscar de la forma de asistir, precisamente, a aquellas familias que estaban aisladas. Logramos armar bolsones de mercadería, y se los acercábamos a cada uno de los hogares que estaban en esa situación. Cuando se comenzaron a liberar las restricciones a nivel sanitario, en agosto de 2021 planeamos la primera Fiesta del Día del Niño. La mercadería que repartíamos fue mayormente aportada por comercios que colaboraban con lo que podían, y casi ninguno de ellos pidió que los nombráramos”. Dejó en claro que el grupo no persigue ningún fin político, ni representa a ningún partido.

“Por supuesto que cuando arrancamos, no sabíamos cómo canalizar todo esto, no teníamos un fondo de dinero como para hacer una compra grande. Al principio nos ayudó Caritas, y también los propios vecinos. Y fue a través de las redes como empezamos a dar a conocer lo que hacíamos, y lo que seguimos haciendo hasta la actualidad. Cada uno contribuía con lo que podía: paquetes de arroz, fideos, o lo que fuera. Estuvimos alrededor de 5 meses ayudando de esa manera. Y una persona se comprometió a conseguirnos alimentos todos los meses a través de un contacto que tenía en La Plata. Cuando ya no hubo más aislados por COVID, esas familias continuaron ligadas a nosotros. Se creó un vínculo y en base a eso había que seguir ayudándolas. A mí y a todo el grupo, en estos 18 meses, nos tocó ver de todo, porque la calle no es fácil. Y la necesidad no es solamente un bolsón de mercadería, existen otras, pero no nos corresponde entrometernos en lo que pasa en el entorno de cada familia, no es nuestra función. La cuestión es que si nosotros les hubiéramos dicho que no íbamos a hacer más nada después de esa etapa de la pandemia, hubiéramos estado en falta, no sentíamos que era lo correcto”, agregó.

Comentó asimismo que: “En el grupo somos 10 o 15 vecinos, no hay un dueño, un jefe ni nada que se le parezca, yo puedo ser una referente pero nada más. Todos quienes deseen sumarse para colaborar, son bienvenidos. Con el tiempo le dimos un marco más construido y consolidado, hay un depósito donde guardamos los víveres que nos donan, y si alguien nos pide, no le podemos decir que no. Por supuesto que tratamos de ver si la necesidad que tienen es real, podemos hacerles algunas preguntas básicas para comprobarlo, relacionadas a cuántas personas viven en el hogar o en qué barrio. Pero esa información no la compartimos con nadie por respeto hacia ellos. Simplemente lo hacemos porque tratamos de ser transparentes en todo el proceso. Hoy brindamos asistencia a 75 familias, también con ropa y medicamentos y que no son solamente del barrio donde vivo, inclusive hay algunas de Las Chacras y de Zapiola. Tenemos un grupo de WhatsApp, y allí estamos abiertos a lo que necesiten. Los días que llueve mucho, mi teléfono suena a cada rato, es increíble. Pero, en muchos casos, la persona que decide donar se hace cargo de la entrega de la mercadería a cada familia, solamente hago de intermediaria. En las redes sociales, agradecemos todas las donaciones, y como te decía antes, si esos comercios o particulares prefieren no ser nombrados, no lo hacemos. Más de una vez nos piden colchones, frazadas, sillas de ruedas… y si podemos conseguir todo eso, es un aporte más”.

“Pese a todo, Lobos es muy solidario, eso lo quiero destacar y lo voy a remarcar siempre. Yo pido muchas veces para la gente a quien le entregamos lo que necesite, dentro de lo posible. O a veces vendemos comidas caseras para juntar fondos. Hacemos pedidos para fechas particulares, como el Día del Niño, Día de Reyes, y ahora estamos tratando que armar una caja navideña para cada familia, y un almuerzo con todos ellos para despedir el año. Esos son los proyectos más inmediatos. También tenemos una vecina de la Laguna que nos transmite lo que los vecinos de la zona necesitan, nos organizamos como podemos porque yo tengo mi familia, y todos necesitamos dedicarles tiempo a nuestros hijos o a nuestras parejas. Lo que pasa es que cuesta visibilizar la pobreza, o las necesidades más básicas de una persona, y si me preguntás, yo te diría que a nivel de funcionarios, muchas veces siento que nuestra mirada pasa de largo”, reflexionó Daiana.

“Cuando decidimos organizar una actividad para una fecha específica, si estamos todos de acuerdo y decimos que sí, nos ponemos a trabajar en eso. Al igual de lo que sucede con el laburo particular de toda persona:  Con el padre de mis hijos teníamos un kiosco, trabajé de empleada doméstica, en varios comercios. La verdad es que, se torna un poco difícil para todos cuando decidís independizarte y no tenés experiencia para un determinado empleo, a veces tratás de hacer lo mejor que podés, te arriesgás diciendo que tenés experiencia y te esforzás por aprender. Puede que te salga bien o que no. Había empezado a estudiar de maestra jardinera pero luego fui mamá otra vez, y cuando comenzó la pandemia dejé. Pero en algún momento voy a retomar porque es un desafío que me entusiasma. Nunca es tarde”, sentenció.

Quienes estén interesados en colaborar con Daiana, pueden comunicarse al 2227536944.

(Reiteramos: La entrevista completa podrá verse mañana, miércoles 2, por canal 8 de Lobos Digital, después del noticiero)

Vea también

PREOCUPACIÓN EN COMERCIANTES DE CAÑUELAS Y LA ZONA POR LA INMINENTE RADICACIÓN DE UN CARREFOUR

El presidente de la Cámara Comercial e Industrial de Cañuelas, Gustavo Sacco, se manifestó en …