martes , junio 18 2024
Home / Actualidad / HISTORIAS PARA CONTAR: EMMA PALAZESI, LA DOCENTE QUE HIZO DE SU VOCACIÓN UNA FORMA DE VIDA

HISTORIAS PARA CONTAR: EMMA PALAZESI, LA DOCENTE QUE HIZO DE SU VOCACIÓN UNA FORMA DE VIDA

-La Prof. Emma Palazesi, reconocida docente con una vasta trayectoria en su haber, es la invitada de esta semana de “Café Doble”, el programa de TV que conduce Patricio Contrera en la señal de cable Lobos Digital. En diálogo con ese medio y con LOBOS 24, nos contó parte de su historia. Lo que sigue a continuación es una síntesis, desde luego, porque el ciclo se emitirá mañana (miércoles 6) al término del noticiero.-

Emma tuvo muy buena predisposición durante toda la entrevista, y ante la pregunta del conductor, se refirió a sus comienzos: “Hace más de 30 años que estoy en la docencia, sentía que había alguna parte de mí que tenía que ver con la educación y con el servicio hacia el otro, y dentro de lo que podía estudiar en ese momento empecé Psicopedagogía, y casi simultáneamente hice un Profesorado en Ciencias de la Educación. Enseguida empecé a trabajar en la Escuela 4 como maestra recuperadora, siendo muy joven. En aquella época era una escuela un poco abandonada, pero sinceramente me encantó la experiencia. Me desempeñaba en lo que conoce como Gabinete, siempre fue así hasta que pude acceder a equipos directivos. Mi mayor trayecto fue como Orientadora Educacional, y dentro de ese rol estuve en los tres niveles: Inicial, Primaria y Secundaria. Y el camino se va haciendo al andar, a medida que vas ejerciendo esas funciones”.

En tal sentido, consideró que: “La formación teórica es necesaria porque además es la base que uno tiene, pero cuando ya estás en un cargo de esa naturaleza hay que tener mucha templanza y empatía, para que el alumno, cualquiera sea su edad, tenga la contención necesaria, y sepa que podemos trabajar juntos buscando lo mejor para él o ella. La realidad es que cada vez hay más familias disfuncionales, y son los hijos quienes sufren las consecuencias. La contención implica que los chicos conciban a ese espacio no como un ámbito para estudiar sus conductas o buscar defectos, sino para que se sientan queridos y puedan cambiar su mirada. Eso hace que puedan estar más fortalecidos para el aprendizaje y para la vida”.

Cabe mencionar, asimismo, que durante varios años Emma también fue Orientadora Educacional y Vicedirectora de la Escuela Parroquial “Padre Larumbe”. Y su primer cargo titular lo obtuvo cuando se desempeñó en la escuela de Carboni.

“La verdad es que antes de emprender una carrera educativa, barajé otras opciones. Iba a estudiar Publicidad, pero después uno se va quedando un poco. Y dentro de las opciones que había en el Instituto, lo que más me atrajo fue Psicopedagogía. Tiene mucho que ver con la carrera de Trabajo Social, porque hemos ido junto con alguna orientadora a visitar los hogares, sobre todo para poder saber por qué un nene tenía problemas de aprendizaje, y eso suele estar relacionado con el contexto familiar”.

Emma, además, estudió Psicología Social y una Tecnicatura en Comunicación: “Como trabajé toda mi vida en Gabinete, me pareció que otras carreras que pudieran aportar o que estuvieran vinculadas eran importantes, para ampliar ese proceso de entender al otro. Después de un episodio personal, cuando enviudé, sentí que necesitaba emprender ese camino y me gustó mucho hacerlo. A través de los años vas apostando a más, lo tomás como algo propio. Yo me jubilé hace ya 6 años, y después me convocaron para el Centro de Formación Laboral, fue así como descubrí otra modalidad. Estuve como Directora hasta agosto de este año, cuando volvió a ocupar el cargo el Prof. Roberto Kumin, y actualmente soy Secretaria, que era mi cargo de base”.

Añadió Palazesi que: “El equipo de instructores y profesores que hemos tenido ha sido muy valioso y me ha acompañado siempre, hemos trabajado a la par. Ver cómo las personas que concurrían al Centro buscaban aprender algo nuevo para su realización personal, o cambiar algo de su vida a través del aprendizaje de un oficio, es una hermosa experiencia. Actualmente tenemos la sede en la Escuela Primaria 6, en el galpón donde funciona el Programa Envión (“Galpón Cultural”), los cursos de Informática están en el CBC, y los de gastronomía son virtuales. En el caso de todo lo que es Huerta, se lleva a cabo en el Hospital (en el sector de las calles Mastropietro y Salgado). Hay determinados cursos donde se enseña una parte teórica en un lugar, y la parte práctica en otro. Y en este año, están en condiciones de egresar alrededor de 500 alumnos sobre una inscripción de 700, y muchos de los que no continuaron lo hicieron porque les surgió algún problema familiar, o consiguieron un trabajo que por la carga horaria no les permite concurrir”.

Explicó que: “Se dan muchos motivos que llevan a la gente a inscribirse. Los cursos son intensivos, y su certificación es formal. El que va pensando que puede ir a clases “de vez en cuando”, debe saber que no es así, son clases de 18 a 21 hs, es decir, en horario vespertino. Hay una normativa como en cualquier establecimiento educativo, se toma asistencia, y por ejemplo aquellos chicos que van a estudiar un curso de Electricidad, lo hacen pensando en una salida laboral. Pensemos también que en tiempos de pandemia los gastronómicos fueron fundamentales. A su vez están los cursos destinados a los auxiliares de educación, que otorgan puntaje y siempre han tenido buena demanda”. Se estima que la inscripción para el año próximo se abrirá en la tercera semana de febrero.

“El grupo que se forma es muy lindo, como te comentaba antes, y de gran camaradería, se sienten muy a gusto unos con otros, y ello hace que en determinados casos luego decidan anotarse para otros cursos. Y cuando eso pasa, nos complace, porque significa que les ha gustado la dinámica que tiene el Centro, y que sus expectativas están satisfechas”, subrayó la invitada durante el ciclo televisivo.

“Todos los cursos tienen un examen final escrito, pero a veces lo que sucede es que lo que pueden expresar de ese modo no está muy claro. Eso tiene que ver a veces, en el caso de personas que hace tiempo fueron perdiendo el hábito del estudio, lo cual es algo normal si no han vuelto a una institución durante 20 años, por citarte una situación. Pero en la oralidad, lo tienen mucho más claro, de manera que se puede tomar un examen oral llegado el caso. Por esa razón tratamos de ser contemplativos para que esa evaluación final no les impida tener un título, no pretendemos que sea una instancia eliminatoria. Imaginate que si un alumno que estuvo cursando durante todo el año, el profesor a cargo en quien mejor puede decirte si aprendió y si esos conocimientos están. Lo que buscamos es que se tengan en cuenta todas las alternativas que puedan darse”, precisó.

“Lo que te puedo decir, es que durante los 30 años de carrera he aprendido todo el tiempo, estoy convencida de eso, y si no tenés sensibilidad, es muy difícil que puedas dedicarte a ser Orientadora Educacional, porque te encontrás con muchas circunstancias que te van marcando. En algunas ocasiones hay varios profesionales que deben intervenir, para tratar de mediar con la familia, siempre pensando en ese niño o adolescente que se merece recomponer la relación con el resto de su hogar. La verdad es que más de una vez me he ido a casa pensando también con otros compañeros de trabajo sobre algo que nos tocó vivenciar, pero siempre buscándole la vuelta para dar una respuesta”. En resumen: Una charla distendida, amena, y que se caracterizó por el abordaje de una lobense que no ha vacilado en capacitarse para ampliar los conocimientos adquiridos dentro de su propio historial laboral.

Vea también

PREOCUPACIÓN EN COMERCIANTES DE CAÑUELAS Y LA ZONA POR LA INMINENTE RADICACIÓN DE UN CARREFOUR

El presidente de la Cámara Comercial e Industrial de Cañuelas, Gustavo Sacco, se manifestó en …