miércoles , junio 19 2024
Home / Actualidad / El Intendente interino de Roque Pérez recibió a trabajadores despedidos de la ex avícola Criave: los que aún resisten cobran en negro y sin obra social

El Intendente interino de Roque Pérez recibió a trabajadores despedidos de la ex avícola Criave: los que aún resisten cobran en negro y sin obra social

Miguel Pérez, Sebastián Peralta, Héctor Sejas y Miguel Holze, todos ellos ex empleados de CRIAVE, manifestaron al mandatario que quieren interiorizarse y recibir información sobre la actual situación judicial de la empresa ante la poca comunicación que mantiene con los mismos la comisión interna.

 

Cabe destacar que tanto el intendente municipal en uso de licencia, Juan Carlos Gasparini, como el intendente interino José Luis Horna, estuvieron preocupados y ocupados desde la primera hora en este conflicto de la ex Criave, empresa que presentó la quiebra hace unos meses dejando a más de 450 trabajadores sin empleo.

Un grupo empresario se hizo cargo de la planta de faena de la ex Criave, pero serían despedidos alrededor de 200 empleados,  una  situación más que crítica.

 

Algunos empleados tramitaron el subsidio por desempleo en ANSES y los trabajadores que serán cesanteados, esperan cobrar el seguro de desempleo que otorga el ex Ministerio de trabajo, ahora devenido en Secretaría de producción y trabajo.

 

Por el momento, se sigue trabajando, pero menos horas que antes, cobrando menos y sin obra social. También se está intentando que los despedidos sean indemnizados como les corresponde y que quienes queden trabajando en la planta, queden con la antigüedad que tenían antes de la quiebra.

En Roque Pérez, el cierre de Criave es un claro ejemplo de este círculo vicioso, que arrasa con todo lo que se interponga. En la vecina localidad de 12 mil habitantes, la empresa generaba entre puestos directos e indirectos unos 3 mil empleos, que constituían el motor económico de la población.

La última década fue testigo del ascenso vertiginoso de esta industria, que con su producción anual de 43.200 toneladas de pollo y capacidad de faena diaria de 70 mil aves, abastecía al mercado interno y llegó a exportar a Hong Kong y Rusia.

En sus momentos de mayor esplendor, la firma roqueperense  llegó a contar con 112 granjas integradas para la crianza y engorde de pollos parrilleros. Además, en su haber se contabilizaban dos granjas propias, con capacidad para 300 mil animales y más de una docena de granjas de reproductores propios.

 

Esta firma era una de las empresas más destacadas en esa porción de la Cuenca del Salado, y un engranaje fundamental en su vida económica. Pero sufrió la tormenta perfecta pergeñada desde la Casa Rosada: Aumentos constantes, inflación imparable y facturas exorbitantes de luz y gas.

El “cambio” se percibió con fuerza en esta pujante empresa. De pelar 100 mil pollos diarios, la cifra pasó a 40 mil. En el camino quebró y los trabajadores que siguen hacen ollas populares para reclamar por su fuente de trabajo. La declaración de quiebra vino acompañada de 200 despidos, con empleados que en muchos casos llevaban más de diez años en la empresa.

El efecto derrame en esta localidad es tremendo, y la merma en el consumo interno y el freno al dinero que dejó de circular en su economía ha generado despidos en otras actividades. Esta situación se refleja en el pago de alquileres de locales comerciales, compras en cuotas y una visible ruptura en la cadena de pagos de la ciudad.

(Fuentes: Grupo la Provincia, Realpolitik)

Vea también

PREOCUPACIÓN EN COMERCIANTES DE CAÑUELAS Y LA ZONA POR LA INMINENTE RADICACIÓN DE UN CARREFOUR

El presidente de la Cámara Comercial e Industrial de Cañuelas, Gustavo Sacco, se manifestó en …

Deja una respuesta